Las ETS de mayor incidencia en España

En este artículo haremos un repaso de las Enfermedades de Transmisión Sexual o  ETS de mayor incidencia en nuestro país de la mano de nuestra colaboradora, la dermatóloga Amparo Rodríguez.

Según el informe de Vigilancia Epidemiológica del Ministerio de Sanidad de mayo de 2017, se está produciendo un repunte de ETS en España según datos 2005-2015.

ETS de mayor incidencia

Vivimos en la era de la información, pero aun así muchas personas continúan ignorando cómo se transmiten algunas de las enfermedades de transmisión sexual más habituales.

En muchos casos, creen que solo practicando sexo con penetración, se pueden contraer alguna de estas ETS de mayor incidencia, pero muchas de ellas se contagian también con prácticas como el sexo oral, donde es menos frecuente que se tomen las precauciones necesarias.

Esta falta de cuidado ha hecho que ETS que prácticamente no existían en nuestro país o que solo se encontraban en ambientes muy marginales, hayan vuelto a surgir, en ocasiones con bastante frecuencia.

Aunque la mayoría de estas enfermedades pueden curarse, pueden dejar secuelas, sobre todo si no son diagnosticadas a tiempo.

Las ETS de mayor incidencia se pueden controlar usando un preservativo.

Principales ETS, diagnóstico y tratamiento

Vamos a resumir cuáles son las ETS de mayor incidencia, en qué consisten y cuál es su tratamiento.

Clamidia

Estamos, sin duda, ante la ETS más común. Está causada por una bacteria, la Chlamydia trachomatis y se conoce como la enfermedad silenciosa debido a que muchas de las personas que la padecen no llegan a experimentar síntomas.

Cuando se tiene, lo normal es que el flujo vaginal sea amarillento o que el hombre supure líquido de este color por la uretra. Otro síntoma habitual es notar quemazón al orinar, por lo que frecuentemente se acude al médico pensando que se trata de una cistitis.

Dado que puede ser asintomática es muy importante realizarse controles periódicos para poder detectarla, ya que en sus inicios es muy fácil de combatir. Tan solo hay que tomar el antibiótico adecuado.

Pero, si se deja sin tratamiento, las complicaciones son variadas y en la mujer puede llegar a ser, inclusive, causa de infertilidad.

Gonorrea

Se trata de una enfermedad de transmisión sexual que se transmite por una bacteria, la cual puede instalarse en la vagina, el ano o en la boca. Nuevamente, nos encontramos con una enfermedad que no suele presentar síntomas, sobre todo cuando el contagio no es en los órganos sexuales.

En este caso, puede manifestarse con flujo o con escozor al orinar. Es frecuente que los pacientes acudan al médico pensando en una cistitis.

La gonorrea se puede tratar con antibióticos, aunque cada vez es más frecuente encontrar cepas resistentes que son complicadas de tratar. Por este motivo, el diagnóstico a tiempo es fundamental ya que, en los estados iniciales, es mucho más fácil combatirla.

Si no se trata puede acabar causando complicaciones, especialmente en la mujer, ya que puede ser causa de enfermedad inflamatoria pélvica.

Herpes genital

El herpes genital está causado por un virus, el del herpes simple. Normalmente, se manifiesta con la aparición de molestas llagas en la zona genital y sus alrededores.

Actualmente no hay cura para el herpes y quién lo padece es portador de este virus toda su vida, por lo que debe de tener mucho cuidado al mantener relaciones sexuales. En el caso de las mujeres es posible contagiarlo al bebé durante el parto.

Los tratamientos que hay en la actualidad pueden ayudar a calmar los brotes y a espaciarlos, pero es una infección muy incómoda, molesta y crónica, es decir para toda la vida. Cualquier bajada de defensas puede ser motivo de un brote.

Las personas que padecen herpes genital deben utilizar siempre preservativo, aunque tengan pareja estable, para evitar el riesgo de contagio.

Sífilis

La sífilis es de las ETS de mayor incidencia. Estuvo casi erradicada pero ahora han aumentado los diagnósticos. La causa una bacteria y uno de sus primeros síntomas es la aparición de una llaga que no duele ni pica, por lo que puede pasar desapercibida o confundirse con otra cosa.

A continuación, suele aparecer una erupción en las manos y en los pies que tampoco pica, por lo que muchos pacientes no le hacen caso. Una vez que se acude al médico el diagnóstico es muy rápido y el tratamiento con antibióticos efectivo.

Hoy es raro que la sífilis cause problemas de salud graves o la muerte, sin embargo, si no sabemos que la padecemos podemos contagiarla a otras personas e incluso las mujeres pueden contagiarla a sus bebés, lo cual sí puede causar complicaciones.

VIH

El VIH es el virus de la inmunodeficiencia humana. Se estima que un 20 % de los portadores desconoce que está infectado. En sus fases más avanzadas se convierte en SIDA. Hoy, gracias a los tratamientos que existen con antirretrovirales el VIH es una enfermedad crónica, pero sigue sin tener cura.

El VIH ataca a las defensas del organismo, por eso es tan importante recibir tratamiento cuánto antes. Cuando se trata, se reduce el número de virus (carga viral) en el organismo y se activan las defensas.

Pero si no se trata o no se hace correctamente, el sistema inmune estará debilitado y el paciente se hace más vulnerable a contraer diferentes infecciones por bacterias, hongos o virus.

VPH

Bajo el nombre de virus del papiloma humano se agrupan una serie de virus que pueden atacar de diferentes maneras. Una de las formas más frecuentes y reconocibles de esta enfermedad son las verrugas genitales, aunque no tienen por qué producirse en todos los casos.

Las verrugas pueden quitarse, lo que ayudará a que la persona no tenga tantos problemas de autoestima asociados a su imagen

Existen personas que se contagian de VPH pero su organismo es capaz de combatirlo, por lo que no tienen síntomas. Sin embargo, la infección queda latente (como en el caso del herpes genital) y puede acabar causando diferentes tipos de cáncer a medio plazo.

El virus del papiloma es una de las ETS de mayor incidencia, de hecho está incluída en el calendario oficial, su vacuna para todas las niñas a partir de 12 años, aunque muchos expertos recomiendan vacunar también a los niños.

Las vacunas para el VPH no protegen de todos los tipos, pero sí de los más frecuentes. También existen tratamientos para las personas infectadas que ayudan a contener los brotes, aunque no hay una cura para quienes tienen la enfermedad. De hecho los portadores deben utilizar SIEMPRE preservativo para no contagiar a sus parejas sexuales.

Si tienes alguna duda sobre las ETS de mayor incideencia. Déjanos un comentario y te asesoramos. Puedes hacerlo también a través de nuestras RRSS Facebook o Twitter.

Farmacia Viéitez, tu farmacia de confianza!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *